Encuentros

Religión y sexualidad

Solteros catolicos Inglaterra marroqui

El autor agradece las lecturas y comentarios de lxs evaluadores y editores. En particular se proponen tres dimensiones de la ciudadanía religiosa: el trazado de fronteras identitarias, la movilización de creencias y el reconocimiento de derechos religiosos. Cada una de estas dimensiones iluminan aspectos distintos aunque interconectados de la política de la Iglesia Católica en reacción a los impactos, reales e imaginarios, del reconocimiento de derechos sexuales y reproductivos.

Servicios Personalizados

En los años recientes, debates sobre la homosexualidad, el aborto, el divorcio, la anticoncepción y las respuestas al abuso sexual de menores han dividido a los cristianos y hecho estragos en la Iglesia. La Biblia contiene el Antiguo Testamento la Biblia hebrea o hebraica y el Nuevo Testamento que consta de cuatro Evangelios y las cartas conocidas como epístolas y atribuidas a Pablo de Tarso y otros escritores cristianos del siglo I Advert. De ese material, el Antiguo Testamento y las epístolas de Pablo han sido clave para darle forma a la ética sexual cristiana. Varios comentaristas cristianos y las diferentes Iglesias han hecho sus propias y en ocasiones muy distintas interpretaciones. He aquí unos ejemplos de cómo pasajes de la Biblia han servido para formular la posición frente a asuntos sexuales. Aun el día de hoy la Basílica católica considera la homosexualidad como un pecado mortal.

Accessibility links

El celibato les permitía a monjas y a sacerdotes consagrar sus vidas y pensamientos a Dios. Los sacerdotes célibes no representaban una carga financiera para la Iglesia. Ha habido ejemplos de clérigos católicos que no fueron célibes, como el Papa Alejandro VI. MsoNormal, li. MsoNormal, div. En el mejor de los casos, les parece triste y solitario y, en el peor, un estado antinatural, indica Elizabeth Abbott, autora del libro A History of Celibacy.

BBC News Mundo Navegación

Entrada 1. Muchas personas y grupos manifestaron también su disgusto con este boceto incluido en la serie Panorama, de la BBC [2]. Dije también que tal conducta sexual tiene lugar únicamente en el amor conyugal, asumiendo las responsabilidades del matrimonio, en cuanto asistencia de sí mismo, recíproca, exclusiva y total, de un hombre y una mujer en una comunidad de amor y vida. En consecuencia, mi acantonamiento era absolutamente clara contra el llamado sexo desordenado y la promiscuidad, favorecida hoy por ciertas medidas políticas permisivas y por ciertos medios de acceso. Y también propuse que los Ministerios de Salud exijan etiquetas en los paquetes de preservativos, como se hace con los cigarrillos, donde se diga, que la protección ofrecida por éstos no es total, y que los riesgos son, ciertamente, significativos [4]. Merece, en este sentido, ser también valido que el virus del SIDA es veces menor que el espermatozoide, así como que hay otros riesgos respecto a diferentes factores en la cabestrillo del condón y en su acomodación en la actualidad [5]. La Basílica católica ha criticado repetidamente los programas de promoción de preservativos como una prevención total, efectiva y suficiente del SIDA. Diversas Conferencias Episcopales en todo el mundo han expresado su prejuicio al respecto.