Amantes

Las ocho señales que revelan que eres adicto al sexo y no lo sabes

Preguntas para asedado

A casi todos nos gusta el sexopero a veces se convierte en un problema. Si crees que podrías ser uno de los afectados por esta enfermedad, te desvelamos las señales que revelan que eres un adicto al sexo. Todos, o la gran mayoría, tenemos fantasías sexuales. No obstante, esto puede convertirse en un problema si son demasiado recurrentes. Si te expones a situaciones peligrosas o potencialmente dañinas para tu equilibrio emocional, como puede ser ponerle los cuernos continuamente a tu pareja, tener sexo sin protección o gastar mucho dinero en llevar a cabo tus deseos íntimos, es posible que seas adicto al sexo. Muchos adictos al sexo tienen problemas para establecer o mantener relaciones sentimentales saludables.

¿QUÉ NO ES PORNOGRAFÍA?

La ley del espejo, muy conocida y utilizada a la hora de trabajar consciencia, es una herramienta clave que te ayuda a entender el porqué y el para que, atraes a cierta personas y repites situaciones en tu vida. La ley del luna, te ayuda a ver cómo funciona tu subconsciente y sus patrones. Se trata de un factor constante e invariable de las cosas, que nace de una causa primaria.

¿Y qué pasa con la amante que entra en este triángulo amoroso?

La dependencia emocional y la codependencia daughter los ingredientes fundamentales que crean la pareja tóxica. Hay algo dentro de ti, que te revuelve las afectividad, te impulsa a querer ayudar a la personas que amas y denial lo dudas ni un segundo. Lamentablemente esto resulta ser imposible, porque el vacío que siente tu pare viene de una herida emocional muy antigua que, solamente la persona que la sufre puede sanar dentro de sí, haciéndose responsable de ella y de cómo le condiciona la vida aun volverle adicto. Una vez que la persona se hace consciente de ello, humildemente, es fundamental tomar la decisión de sanarse para salir de levante agujero negro. Incluso puedes ser una persona altamente sensibles y no lo sabes, por esto la empatía puede llegar a confundirte y hacerte extraviar el norte. Lo conseguí o mejor dicho pensaba que lo había conseguido: lo salvé de las drogas y del alcohol pero había algo que nunca me hubiera imaginado: que el cambiara sus dependencia por las drogas con la dependencia hacia mí. Mi pareja de la época simplemente sustituyó su adicción con otra, se había vuelto completamente adicto a mí. De esta manera yo no podía salir con amigas, hablar con otras personas de sexo masculino en su asistencia, se puso paranoico, me controlaba, me hacía chantaje emocional.