Aficionados

DIARIO DE NOTICIAS 20130809

Conocer personas en deleites

Yo tuve ese privilegio con la destacada dramaturga y autora chilena Isidora Aguirre. Una experiencia que quedó condensada en la primera Una experiencia que quedó condensada en la primera edición del libro Conversaciones con Isidora Aguirre. Al revisar el manuscrito original para esta nueva edición recordé mis visitas a su casa entre los años y Tocaba el timbre del edificio ubicado en la calle Rengo 29, en Ñuñoa, y a los pocos segundos ella me lanzaba las llaves por el balcón para no bajar desde el segundo piso. Yo tomaba en el aire la llave atada a un hilo, abría el portón y subía los peldaños de las macizas escaleras de piedra hasta llegar al umbral donde ella me esperaba sonriente. Con la perspectiva del tiempo, creo que en este gesto se enhebraba el hilo que iríamos trenzando entre ambas. Isidora se convirtió, sesión a sesión, en mi tutora y en mi amiga.

Guía de Arte y Cultura: semana del 28 de febrero al 6 de marzo

Lucila, luces de Gabriela Mano de acción Mastodonte Show Medea Mistral, Gabriela Jáquima Dick Mujeres creadoras en el auditorio de animación Mujeres de Pampa Unión Otelo Paloma ausente Pareidolia 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 63 64 65 Pedro y el lobo Plata quemada Primera Patria o adonde olvidé mi conejo Proyecto Villa Atronar 2. La incertidumbre del devenir de las sociedades y sus sistemas político-económicos han marcado creaciones, cuyas ficciones, muchas veces, parecieran ser superadas por la realidad. En esa tensión, las obras son una provocación que cuestiona y traza nuevos horizontes: pone en escena historias olvidadas, identidades invisibilizadas, descoloniza relatos y 4 reivindica luchas como la de los pueblos originarios y mujeres. De los teatros a la piso, y viceversa, continuaremos trabajando para gestar encuentros y resignificar el rol de las artes y la cultura en la sociedad. Santiago a Mil Faced with a society that has taken to the streets to call designed for greater dignity, Santiago a Mil is no longer be the same carnival. Uncertainty about how societies are budding and their political and economic systems have marked the creations involved, along with stories in which truth is a lot better than fiction.