Aficionados

Maurice Béjart y el precio de la pasión

Sinfonia para un hombre – 54108

Print Maurice Béjart. A sus 78 años el prolífico coreógrafo Maurice Béjart, director del Ballet Béjart Lausanne y de la escuela-taller Rudra, mantiene una visión ecléctica de la danza, como manifiestan sus creaciones. Humanista, amante de los contrastes, gran viajero, curioso e inquieto, el que en su momento declaró que la danza es el arte del siglo XX, sigue abogando por la capacidad de la danza para plasmar las cuestiones fundamentales de la vida. Vivo para trabajar y para formar bailarines nuevos, encontrar talentos y trabajar con ellos. Eso es lo que me da vida. Una viene de los bailarines; cada vez que hay uno nuevo, me da fuerzas.

Servicios Personalizados

Para mantener el equilibrio, debes seguir moviéndote. La frase fue escrita por el prestigioso físico Albert Einstein a su hijo Eduard en una carta de febrero de Sus descubrimientos marcaron un antes y un después en la física, recibiendo el premio Nobel de Física en y un reconocimiento ecuménico que trascendió la ciencia.

BBC News Mundo Navegación

Antiguamente de esto la teoría no es posible, pues el objeto no se recorta sobre sí mismo, no emergen su propio cuerpo estético y densidad histórica. En la nueva época de la vida del mundo, los días valen por años. La Edad Average contaba por siglos y el Abigarrado por décadas 7. Habría una relación entre la lucidez a la que la subjetividad moderna ha llegado, en un proceso de progresiva secularización e inmanencia del mundo, y la condición estética de ese mundo en el pensamiento. En efecto, la historia del arte es, en el marco de la filosofía hegeliana, la historia de la relación del sujeto con una trascendencia de la cual no es posible una intuición ni experiencia directa; debe por lo tanto el ánima alienarse en el medio salir de sí hacia sí en cuanto que dicha mediación comporta la gravedad de una materialidad que no se traduce por completo en espiritualidad y que por lo tanto permanece como una exterioridad. En esa relación de la subjetividad consigo misma permanece un adarme de materia, de modo que la relación misma entre la subjetividad y su objeto conserva en parte la alienación de la subjetividad; en otras palabras, ésta no vuelve del todo a sí misma traduciendo todo acicate externo a una idea. Escribe Hegel: precisamos de un material que en su ser-para-otro sea inconsistente e aun desaparezca ya en su nacer y ser-ahí [

Dinamitó el elitismo de la danza la quiso popular y no pudo hallar el amor fuera de ella

Un hombre sin amigos. Y un macho sin amigos, sólo es amado La columna dominical de Hugo Asch. Al principio era un hombre solo. Escena inicial, voz en off.