Aficionados

9 cosas que debes decir y hacer para tener el mejor sexo oral de tu vida

Para conocer otras escribo

Este artículo se publicó originalmente en Broadlynuestra plataforma dedicada a las mujeres. El sueño no fue tan nítido, no me acuerdo muy bien de los detalles del sexo, pero no me podía quitar de la cabeza el hecho de haber pensado así de mi amigo. Pero si nunca me había gustado. Era muy raro, me sentía mal conmigo misma. Pensé para mis adentros que esa obsesión seguramente desaparecería, así que decidí ignorarla. Pero no podía, estaba obsesionada. Y así, tan inconstante e impresionable como soy yo, tuve relaciones sexuales con mi amigo, todo porque me acosté con él una vez en un sueño pasajero. Cuando hablé con mis amigas sobre mi experiencia, me sorprendí al saber que ellas también habían pasado por eso; de hecho, una de mis mejores amigas hizo lo mismo que yo.

40 palabras sucias : para usar en la cama con tu pareja

Perfectamente por no decepcionar a sus amantes; por tratar de animarse a sí mismas en un intento final por no quedarse a mitad de camino: o, simple y llanamente, por alimentar que el acto termine cuanto antiguamente, el hecho es que son muchas las que no alcanzan el culminación aunque oficialmente aseguren que ha sido así. Y te lo crees. Cuando las mujeres van a tener un orgasmo sus labios se hinchan, enrojecen y humedecen de forma natural. Poco que ayuda a que ellas se sientan atractivas y sexisy que te puede dar buena señal de que el polvo progresa adecuadamente. Se da el fenómeno conocido como rubor venéreo provocado por el aumento del baldeo sanguíneo, que se traduce en que el calor y el enrojecimiento se extiende por el tórax y el cuello, llegando hasta las mejillas y la frente. No es que tengas que sacar un tensiómetro en pleno acto, pero si sus pulsaciones y respiración aumentan hasta desbocarse, a denial ser que pretenda desmayarse en plena interpretación, probablemente no esté fingiendo. El conocido como rubor sexual se traduce en calor y el enrojecimiento desde el tórax hasta las mejillas. Al llegar al orgasmo nuestros cerebros desconectan y envían señales inesperadas a nuestro cuerpo.

Señales de que una mujer casada quiere contigo (cómo saber si le gustas a una mujer casada)